Cobertura Hello Green

Close Hello Green

¿Olvidaste la contraseña?

Regístrate ahora
CerrarClose menú catálogo
Icono Carrito HelloGreen

Carrito de Compras
(Recuerda que el mínimo de compra es de $ 300.00 MXN)

Su carrito está vacío.
Agregue productos por favor.


Subtotal     $ 0.00 MXN

  • SíguenosFacebook Hello GreenTwitter Hello GreenPinterest Hello Green
  • Cobertura Hello Green55-6610-7230
  • Cobertura Hello GreenVerificar Cobertura

Cómo aliviar los efectos de los antibióticos en niños

Categoria: Blog, publicado el : 11 mayo de 2017, por Marisol Oliva.

Cómo aliviar los efectos de los antibióticos en niños

Cómo aliviar los efectos de los antibióticos en niños por Marisol Oliva

 

Ya le di el antibiótico a mi hijo, ¿y ahora?

 

Alergias, autismo, eczema, asma, sensibilidad a los alimentos, sinusitis, artritis, entre otras enfermedades autoinmunes están ligadas al intestino. Un porcentaje alto de éstas se gestionan mucho antes de que se manifiesten. ¿Cuándo empezaron?

 

Desde que el pediatra receta un antibióticos en niños para la infección de oído, él no estaba pensando en el daño que le haría a su microbiota intestinal y las consecuencias que esto le ocasionará en un futuro.

Tenemos que saber qué momento es el más indicado para usar un antibiótico, si realmente es necesario o si sólo es un virus que tiene que desarrollarse y salir por sí solo y sobre todo, saber cómo reparar y minimizar el daño hecho al intestino de nuestro hijo después de haber ya utilizado el antibiótico.

 

Tenemos que saber esta información como mamás. Los doctores están entrenados en cómo apagar el fuego, en cómo lidiar con la crisis y nuestro trabajo como mamá es ser responsable de cómo mantener y tratar de sanar la microbiota intestinal de nuestros hijos.

 

No nos debería de dar pena preguntarle a nuestro doctor, ¿después del tratamiento antibiótico, cómo vamos a reparar la microbiota de mi hijo? O ¿cómo le vamos a ayudar a mi hijo a sacar los metales pesados? Estas preguntas importantes son para evitar que en un futuro el intestino se haga permeable o que el balance de microflora se desestabilice hacia microorganismos patógenos.

 

Todos las enfermedades degenerativas tienen algún tipo de inflamación a nivel celular. La célula está en fuego. ¿Pero cual célula se verá afectada con esta inflamación? ¿La del cerebro, la del riñón, el páncreas? Recuerda que eso lo determina nuestra genética y el eslabón más débil de nuestra cadena de ADN.

 

La inflamación también provoca rupturas en el intestino por dentro, en el forro intestinal, la cual, es semejante a una tela de manta. Esto es lo que separa el intestino de nuestro torrente sanguíneo.

 

¿Qué es el intestino permeable?

 

Cada vez que comemos trigo (o tomamos antibióticos, por ejemplo), se hace una pequeña ruptura interna en nuestro intestino. No hay enzima que descomponga el trigo suficientemente. Ahora moléculas de comida más grandes (macro moléculas) y toxinas pasan por las rupturas en el intestino hacia el torrente sanguíneo (intestino permeable).

 

Nuestro sistema inmune no reconoce estas toxinas ni macro moléculas y se pregunta, “¿Qué es esto? ¡Debo combatirlo!” Nuestro sistema inmunológico en automático manda a sus tropas a defenderse de estos ‘invasores’. La inflamación es la respuesta a esta guerra interna (enfermedad inmune).

 

Y ahora resulta que en los exámenes de laboratorio salimos sensibles a estos alimentos que penetraron como macro moléculas por nuestro intestino en lugar de que circulen por todo el intestino delgado y se conviertan en amino ácidos.

 

La buena noticia es que las células con mayor crecimiento en nuestro cuerpo son las del interior de nuestro intestino, crecen nuevas células alrededor de 3 a 7 días, obteniendo un nuevo forro interno.

 

Podrías comer pan tostado por la mañana, en la comida un sándwich, galletas de postre, pasta y ensalada con crotones de cena, y afortunadamente se van cerrando las pequeñas rupturas en el intestino ocasionado por el trigo entre otros. Y así pasan los días hasta que un día cruzaste la línea.

 

A partir de ahí ya no se sana el forro intestinal y esto puede suceder a los 2 años, 20 años, 70 años, etc. Ahora ya tienes tu intestino permeable y la cascada de inflamación comienza en donde tengas una debilidad (el eslabón mas débil) de tu cadena de ADN. Ahí donde se rompe, es donde aparecerán los síntomas. Podrían ser las células del cerebro, las células de tu riñón, las células de tus conjunturas, etc.

 

¿Cómo podemos sanar un intestino permeable?

 

1.- Comiendo puré de manzana: la pectina repara las aperturas de la tela interior del intestino. Toma unas 3 a 4 manzanas, córtalas sin pelarlas, de preferencia que sean orgánicas. Colócalas en una olla, pon agua hasta que cubra 1/3 de las manzanas, agrega un poco de canela y unas pasitas también.

 

Ponlas a cocer hasta que hiervan, alrededor de unos 5 a 8 minutos. Verás un brillo en la cáscara de las manzanas y es porque se está soltando la pectina. Cuando estén cocidas, licua hasta tener la consistencia de puré. Se los das a tus hijos 3 veces por día, unas 3 cucharaditas.

 

2.- Bebiendo caldo de huesos: compra huesos de pollo o res de excelente calidad, de preferencia orgánicos. Colócalos en una olla de cocimiento lento, puedes agregar también cebolla, ajo, apio, cilantro y sal como si fuera un caldo de pollo. Pon agua a la olla y también agregarle 3 cucharadas de vinagre de manzana.

 

El ácido de este vinagre jala los minerales y nutrientes de los huesos. Tapa la olla y déjalo cocinar entre 12-24 horas. Este caldo es rico en colágeno, aminoácidos y minerales que también ayudan a reparar las rupturas y sanar el intestino después de usar antibióticos en niños.

 

3.- Repoblando el intestino con alimentos ricos en probióticos: El ácido láctico que ocurre naturalmente en los fermentos es un antimicrobial natural, que mata y reduce la cantidad de microorganismos patógenos que viven en nuestro intestino. El ácido láctico permite a las bacterias benéficas desarrollarse, además de esto, te ayuda a digerir la comida.

 

Los alimentos fermentados tienen alrededor de 13 diferentes sepas probióticas y hacen la verdura fermentada (chucrut) mas rica en nutrientes y más biodisponible. También permite desalojar toxinas. Recuerda, siempre empieza de poco a más.

 

Nuestro cuerpo es muy bueno para adaptarse pero no todo en un jalón ni tan rápido. Empieza con una cucharada a la vez ya sea de chucrut, kéfir, kimchi, etc.

 

Verás que con estos consejos, tu hijo se irá reponiendo de las enfermedades intestinales y autoinmunes. ¡¡Mucha salud!!

Me puedes encontrar en Facebook como:  Verde por Marisol Oliva

Marisol Oliva


Titulada Lic. en Administración de Empresas en 1993 de la Universidad Centro de Enseñanza Técnica y Superior en Mexicali B.C. Trabajé para maquiladoras reconocidas...
Ver mas notas...

¿Qué opinas?


Regresar Hello GreenRegresar

Archivo